Top finanzas

Estado de cambios en la situación financiera

1.1 INTRODUCCIÓN

 

El flujo de recursos de una empresa es un proce­so continuo y de doble vía, que implica que por cada uti­lización de fondos exista una fuente que, previa o simultáneamente, los haya generado. En general, los activos de una empresa representan las salidas netas de fondos; sus pasivos y el patrimonio representan las fuentes netas. Así, para que haya productos disponibles para la venta, debe de haber existido previamente un inventario de materia prima a la cuál se agregan otros insumos, como maquinaria y equipo, servi­cios públicos y mano de obra directa e indirecta, entre los más conocidos, los cuales se pagan en efectivo, en forma parcial o total. Después, el producto se vende de con­tado o a crédito. Si es por éste último sis­tema, la venta a crédito incluye una cuenta por cobrar que, una vez realizada, se convertirá en efectivo. Si el precio de venta del producto excede todos los costos (incluyendo la deprecia­ción sobre los activos fijos) existirá una utilidad; en caso contrario habrá una pérdida.

Por tal motivo, los saldos en efectivo fluctúan de acuerdo al compor­ta­miento de muchas variables, entre las cuales sobresalen el plan de pro­ducción, el compor­ta­mien­to de las ventas, la política de cartera de la empre­sa, las previsiones para inversiones de capital, los niveles de inven­tario y las facilidades de crédito con que se cuente.

Por todo esto, puede afirmarse que en el transcurso de las operaciones y transacciones, tanto comerciales co­mo económi­cas de un negocio, continuamente se están pre­sentan­­do cam­bios en los valores de los acti­vos, pasivos, patrimonio y otras cuentas. Dichos cambios, registrados en cuentas individuales o colec­tivas durante un período, pue­den medirse y presentarse en un informe de flujo. Es decir, un estado de flujo puede pre­pararse para mostrar el au­men­­to o disminución en diferen­tes clasificacio­nes de cuen­tas importantes para el análisis financiero.

Existen, hoy día, tres estados de flujo que pueden pre­­­pararse a partir de los registros contables: 1) el estado de cambios en la situación financiera, también conocido bajo la denominación de "estado de origen y apli­cación del capital neto de trabajo" o “estado de origen y aplicación de fondos”, según se elabore con base en el capital de trabajo o en el efectivo; 2) el estado de flujos de efectivo y 3) el estado de cambios en el patrimonio.

Y aunque dichos informes hacen parte de los esta­dos financieros bási­cos, junto con el estado de situación y el de resultados, bajo cierta óptica bien podrían ser consi­derados mejor como elementos de análisis finan­ciero porque todos ellos facilitan el estudio de la liquidez de un ente eco­nó­mico, en el corto plazo, a través de la evaluación sobre cómo obtiene sus recursos y cómo los emplea.

En países en los cuales las empresas se financian prin­cipalmente con cré­ditos de corto plazo, ante la ausen­cia de un mercado de capitales sufi­ciente­mente de­sarrolla­do, el análisis de la capacidad de generación de recursos —bajo cualquier forma— cobra mayor importancia por cuanto dicha financiación de corto plazo proviene de prés­tamos bancarios y de proveedores, hecho que agrava los problemas de liquidez y cuya solución debe buscarse en la capacidad interna de generación de recursos líqui­dos, que es —precisamente— la finalidad de los tres estados estu­diados en los siguientes capítulos de éste texto.

En consecuencia, las distintas definiciones de flujos de fondos y su uso como elemento de análisis de liquidez, así como la elaboración de los res­pectivos estados conta­bles serán presentados desde el punto de vista de la eva­luación de la política financiera del ente eco­nómico y, concre­ta­mente, de acuerdo al criterio de disponibi­li­dad de los fondos en relación con el tiempo requerido para su gene­ración y uso.

Así como existen tres estados para estudiar —bajo aspec­tos diferentes— el origen y el destino de los recursos de una empresa, cada uno de ellos exige una medida de fondos diferente según el criterio de disponibilidad que se vaya a estudiar. Si se adopta el criterio de largo plazo los fondos deberán definirse como la acumulación de recursos ge­nera­dos en la vida comercial de la empresa y el destino dado a dichos recursos, en cuyo caso podría hablarse de un estado de fondos equivalente al “Estado de cambios en el patrimonio”.

Si el criterio de disponibilidad en el tiempo es mucho más restringido, los fondos o recursos generados deben re­lacio­narse con los cambios en el capital de trabajo, que incluye tanto generación propia de recursos como obten­ción de fondos provenientes de operaciones de finan­ciación. Dichos cambios se registran en el estado financiero deno­minado “Estado de cambios en la situación finan­ciera”.

Y, finalmente, cuando la disponibilidad se relaciona, estre­­cha y direc­tamente, con el concepto de liquidez inme­diata, sólo se consideran fon­dos los recursos más líquidos, los cuales incluyen el efectivo y los equiva­lentes de efectivo, caso en el cuál se estaría hablando del “Estado de flujos de efectivo”.

 

1.2 PROCESO DE ELABORACIÓN

 

Para su elaboración, un flujo de fondos requiere el desarrollo de diferentes procesos. Primero, los cambios ocurridos en las cuentas que conforman el estado de situación o balance general —de un año a otro— deben ser calcu­lados, orde­nados y clasificados como fuente o aplica­ción de fondos, según los siguientes parámetros:

1.  Las fuentes u orígenes de fondos se obtienen calcu­lando disminu­ciones en las partidas del activo y au­men­tos en los rubros que conforman las partidas del pasivo. En consecuencia, la venta de activos fijos y los prés­tamos y demás créditos adquiridos son fuen­te de recursos.

2.  Por su parte, los usos o aplicaciones se estiman de­ter­minando aumen­tos en las partidas del activo y disminuciones en rubros del pasivo. De tal forma que, en general, la compra de activos fijos o de inven­tarios, así como de cualquier otra clase de activos, y el pago de deudas u obliga­ciones, cons­ti­tuyen usos o aplicaciones de recursos.

La misma naturaleza de las cuentas del balance facilita la elaboración de una clasificación general de fuentes y apli­caciones de recursos, como la que se presenta en el siguiente cuadro.

CUADRO 1

ORIGEN Y APLICACIÓN DE RECURSOS

 

ORIGEN

APLICACIÓN

• Utilidad neta después de impuestos

• Pérdida neta después impuestos

• Disminución en el nivel de inventarios

• Aumento en el nivel de inventarios

• Venta de inversiones temporales

• Aumento de inversiones temporales

• Recaudo de cuentas por cobrar

• Pago de obligaciones

• Venta de propiedades, planta y equipo

• Compra o aumento de intangibles

• Venta de inversiones a largo plazo

• Compra Propiedades, Planta y Equipo

• Venta de intangibles

• Adquisición inversiones largo plazo

• Suscripción de préstamos a corto plazo

• Reembolso de aportes en efectivo

• Suscripción obligaciones largo plazo

• Pago de impuestos sobre la renta

• Recolocación de acciones propias

• Cancelación de cuentas por pagar

• Emisión de bonos

• Adquisición de acciones propias

• Aumentos de capital social

• Redención de bonos y acciones

 

• Dividendos y utilidades pagados

 

Como siguiente paso, la construcción de un estado de fondos requiere:

1)  Conciliar la utilidad, con el propósito de encontrar el flujo real de recursos generados por la actividad propia del ente económico, lo cuál es útil tanto para el estado de cambios en la situación financiera, como para el de flujos de efectivo, cuando se emplea el método in­direc­to para su elaboración;

2)  Determinar los cambios tanto en los activos como en los pasivos corrientes, es decir, en el capital de tra­bajo, si el informe corres­ponde a un estado de cambios en la situación financiera; y

3)  Efectuar las conciliaciones que sean necesarias, con el propósito de obtener el flujo monetario real del período y poder contar con los ele­mentos necesarios para la confección de los estados de flujos de efec­tivo y de cambios en el patrimonio. Esta situación se presenta cuando no se tiene acceso a los libros y registros de contabilidad, o cuando la recopilación y ordenamiento de la información requerida demanda una gran cantidad de tiempo y de personal del área contable.

Vale la pena recordar que el estado de cambios en la situa­ción financiera y el estado de flujos de efectivo fueron uno sólo durante mucho tiempo, conocido con el primer nom­bre y oficialmente reglamentado, a nivel inter­­na­cional, mediante la FASB 95. En otras palabras, a partir de 1987 dejó de existir oficialmente el estado de cam­bios en la situación fi­nan­ciera, para con­vertirse en el estado de flujos de efec­ti­vo, cuya presentación debe adecuarse a las dos moda­li­da­des allí incorporadas: método directo y método indirecto.

Sin embargo, en Colombia, por exigencia del De­creto 2649 de 1993, deben presentarse en forma indepen­diente los dos estados: el de cambios en la situación finan­ciera y el de flujos de efectivo. Por tal motivo, es pro­ba­ble encontrar muchas situaciones coincidentes en el proce­so de con­fección de los dos informes; así mismo, ambos esta­dos emplean idéntica información y muchas veces pueden confundirse en los procedimientos de elaboración, como se comprobará en la explicación de cada uno de ellos, en éste texto.

1.3 CAPITAL NETO DE TRABAJO

 

Como a lo largo de éste texto y, especialmente, en el próxi­mo capítulo se menciona continuamente el concepto de capital neto de trabajo, vale la pena repasar la definición de éste importante componente del análisis financiero.

 

El capital neto de trabajo es la diferencia obtenida al comparar el total de activos corrientes, en una fecha de­ter­minada, con el total de pasivos, también circulantes o de corto plazo. El resultado de dicha comparación señala los recursos con los cuales la empresa atiende sus activi­dades operacionales y financieras, sin tener que acudir a fondos extraordinarios.

 

Conocer e identificar, pues, los cambios en los com­po­nentes del capital neto de trabajo es —como ya se men­cionó— de extrema impor­tancia para los administradores de una empresa por las siguientes razones, entre otras:

 

a) Identificar la necesidad de obtener recursos me­diante pasivos a largo plazo para poder financiar las operaciones corrientes;

 

b) La falta de capital de trabajo puede afectar el acceso a recursos nuevos para el desarrollo normal de las actividades del ente econó­mico;

 

c) Existe una opinión generalizada respecto a que, en la medida en que los activos corrientes superen a los pasivos corrientes, la em­pre­sa estará en mejores condiciones para atender oportuna­men­te sus obli­gaciones, lo que permite mejores condiciones de negocia­ción con proveedores y otros suministra­dores de bienes, servicios y recursos financieros.

 

Finalmente, también es importante recalcar que los con­ceptos “Capital de trabajo” y “Capital neto de trabajo” se interpretan de manera distinta, pues la diferencia entre activos y pasivos corrientes corresponde al capital neto de trabajo propiamente dicho, en tanto que el total de los activos corrien­tes es el capital de trabajo.

1.4 OBJETIVOS DEL ANÁLISIS DE LOS FLUJOS DE FONDOS

 

Tal y conforme ya se mencionó, un análisis de flujos de fondos, además de suministrar información útil para la toma de decisiones, permite observar la forma como ha sido eje­cu­tada la política financiera de un ente econó­mico, res­pon­diendo preguntas tales como:

    ¿Cuáles fueron los requerimientos de recursos de la empresa, durante el período?

    ¿Cuál fue el destino dado a las utilidades?

    ¿Porqué no se decretan dividendos más altos?

    ¿Porqué, a pesar de que se presenten pérdidas netas, se continúan reco­nociendo dividendos a los socios o accionistas?

    ¿Porqué el nivel de activos disminuye, a pesar de obtener altas utili­dades?

    ¿Cuál es la causa para que no se cancelen las obli­gaciones si la empresa obtiene utilidades netas?

    ¿Es sostenible el ritmo de crecimiento del ente eco­nómico?

    ¿Porque la empresa no puede autofinaciarse?

    ¿Qué uso se ha dado a los recursos monetarios generados por las utilidades?

    ¿Cuál ha sido el origen de los fondos invertidos en propiedades, planta y equipo?

    ¿Cuál ha sido el destino de los fondos obtenidos mediante emisión de bonos o venta de acciones ordinarias?

    ¿Cómo se han financiado los programas de expansión y nuevas inver­siones?

Al estar dirigido a explicar la política financiera de una em­pre­sa, los di­feren­tes análisis de flujos de fondos no diagnostican su situación económi­ca, estudio que corresponde al análisis de indicadores y, por lo tanto, es sólo un instrumento de evalua­ción de dicha política. En consecuencia, para el usuario de los estados de flujos de fondos, éste proporciona infor­ma­ción valiosa en cuestiones tales como:

1.  Fuentes de financiación para los gastos de inversión y de capital y viabilidad en su ejecución;

2.  Fuentes de financiación para atender programas de crecimiento o di­ver­si­ficación de actividades;

3.  Formas de financiación de origen externo, diferenciando entre endeu­da­miento o emisión de capital;

4.  Política de distribución de utilidades, especialmente en relación con los fondos generados internamente por la compañía;

5.  Capacidad para atender el pago de intereses y demás costos y gastos financieros derivados del uso de endeudamiento externo, incluyendo la diferencia en cambio causada por las obligaciones contraídas en moneda extranjera;

6.  Capacidad del ente económico para enfrentar situaciones imprevistas, tales como la identificación de nuevas oportuni­dades de negocios o necesidades eventua­les de fondos o recursos adicionales;

7.  Calificación de la calidad de las utilidades netas ge­ne­ra­­das por la operación de la empresa, identifi­cando resultados ficticios o erra­dos.

En resumen, un estado de flujos de fondos —bajo cualquiera de sus modalidades— es un importante elemento para la evaluación del desem­peño y ejecución de las políticas financieras de una empresa. Así mismo, para propósitos de proyecciones constituye una eficaz herra­mienta, tanto para el analista como para el ejecutor de dichas políticas financieras.

Además, el estado de flujos de fondos es importante para el análisis de crédito por parte de las entidades finan­cieras, pues el indicador “flujo de fondos a deuda total” —entre otros elementos de evaluación— permite estimar el grado de solvencia de la empresa para el estudio y otorga­miento de créditos de mediano y largo plazo.

2.1 INTRODUCCIÓN

 

El objetivo de éste informe, considerado por las normas de contabilidad generalmente aceptadas como un estado finan­ciero básico, es suministrar información sobre los cambios ocurridos en el capital neto de trabajo, de tal forma que se pueda evaluar la gestión de los administradores del nego­cio y mejorar la comprensión sobre la forma como se han desarrolla­do las actividades y opera­ciones propias de su objeto social, durante un período dado, por lo regular de un año.

2.2 FUENTES Y USOS DE CAPITAL DE TRABAJO

 

Algunas transacciones se pueden identificar directamente como fuentes de capital de trabajo. A su vez, éstos aumen­tos en el capital de trabajo se clasifican como pro­ve­nientes de las operaciones propias o como pro­ve­nientes de fuentes distintas de las operaciones ordinarias de la em­presa.

 

Recursos provenientes de operaciones propias

 

La primera fuente de generación interna de recursos la constituye las ventas, a las que se debe adicionar aquellas partidas que, por concepto de ingresos no operacionales, se hayan registrado contablemente duran­te el período, tales como rendimientos financieros, utilidad en venta de Propiedades, Planta y Equipo, recuperaciones, aprovecha­mien­tos y parti­ci­­pa­­ciones y dividendos recibidos, entre otros.

 

Pero estos ingresos se ven afectados por los costos y gastos generales incurridos y que son necesarios para su generación. Por ello, la utilidad neta del ejercicio es el pro­ducto de comparar todos los ingresos con los costos y gastos, incluyendo el impuesto estimado sobre la renta. Sin embar­go, dentro de los costos y gastos que afectan la utilidad se han incor­porado conceptos tales como depre­ciación de activos fijos y amortización de intangibles y diferidos, los cuales, por su naturaleza, no afectan el capi­tal de trabajo, puesto que corresponden a disminuciones de activos no corrientes y no implican salidas de dinero, sino una simple reclasifica­ción contable. Una situación similar se presenta cuando se registran utilidades o pérdidas por venta o retiro de propiedades, planta o equipo, puesto que dicha ganancia o pérdida no señala el verdadero ingreso de recursos, el cuál debe corresponder al monto convenido en la negociación como precio de venta.

 

Por tal motivo, cuando se confecciona el estado de cambios en la situa­ción financiera o el estado de flujos de efec­tivo por el método indirecto, es necesario sumar las partidas que por estos conceptos se hayan registrado en el estado de resultados, para poder determinar la verdadera corriente de flujos de recursos generada por la empresa. Los cargos virtuales, similares a los que nos ocupan en la pre­sente explicación e incluyendo otros que si afecten el capi­tal de trabajo como la amor­tización de gastos pagados por anticipado (que es una partida del activo corriente), permi­ten la generación de recursos propios, pues al afectar la utilidad (disminuyéndola) impiden que la compañía tenga que realizar desembolsos por concepto de impuestos y divi­dendos o participaciones a favor de sus accionistas o socios.

 

De la misma manera, la utilidad o pérdida en venta de pro­piedades planta y equipo o inversiones permanentes tam­poco afecta el capital de trabajo y, en consecuencia, su valor deberá restarse o sumarse, respecti­va­mente, a la utilidad neta, para poder determinar el monto real de los recursos propios generados por el ente económico.

 

En general, puede afirmarse que la utilidad es la fuen­­te primaria de recursos para cualquier empresa, pero que ella debe depurarse con el propósito de eliminar los cargos que no impliquen salidas de efectivo, así como los créditos que no constituyan realmente una entrada de re­cur­sos, como puede ocurrir con aquellas empresas que ven­dan a crédito, por el sistema de instalamentos, y a las cuales la legislación contable, comercial y fiscal les permite registrar la utilidad bruta al hacerse efectivo el cobro de las cuotas, causando así una simple reclasificación entre cuen­tas del activo (cartera y caja o bancos) y del pasivo (ingre­sos no devengados o diferidos y ventas o ingresos del ejercicio), no afectándose —tampoco— el capital de trabajo.

2.3 RECURSOS DE FUENTES DISTINTAS A OPERACIONES PROPIAS

 

Además de las ventas y operaciones propias de su acti­vidad comercial, toda empresa realiza transacciones de diversa índole, que conducen a la generación de recursos, entre las cuales sobresalen la venta de propie­dades, planta y equipo, la colocación de bonos u otras obligaciones y la capitalización de la empresa, a través de la emisión de acciones o cuotas de interés social, según se trate de una sociedad anónima o de una limitada.

Venta de Propiedades, Planta y Equipo

La suma total recibida por la enajenación de activos fijos, como propieda­des, planta y equipo y sin interesar si la ne­go­ciación produjo utilidad o pérdida constituye una ver­da­dera fuente de capital de trabajo y de recursos propios. Si la compra de activos fijos constituye una salida de fondos, es apenas natural que la operación contraria, es decir la venta de activos fijos, sea una fuente de recursos.

Emisión de bonos

En los actuales momentos, el mecanismo de la emisión de bonos, sean estos convertibles o no en acciones, se ha con­vertido en una importante fuente de recursos para las empresas, que los dedican a programas de expansión en su capacidad productiva o para la diversificación de acti­vidades. Como, normalmente, dichos papeles comerciales conllevan un costo implícito denominado "prima", la entra­da de efectivo estará cons­tituida por el valor de la emisión menos la prima o descuento y menos los gastos incurridos en la colocación de los bonos. En consecuencia, tanto el descuento o prima como los gastos, se amortizarán durante el tiempo de maduración de los papeles emitidos, condu­ciendo a una nueva concilia­ción de la utilidad pues dicha amortización tampoco afecta el capital de trabajo o las entradas de recursos, en forma similar a lo que ocurre con la depreciación y la amortización de diferidos, por tratarse de una obligación a largo plazo.

Emisión de acciones o cuotas de interés

Todo aumento de capital pagado en efectivo por los so­cios o accionistas se convierte en una fuente de recursos y, por consiguiente, de capital de trabajo al incrementar las cuentas del disponible. En cambio, los aportes represen­tados en activos no corrientes, tales como propie­dades, planta y equipo, no pueden considerarse como fuentes de capital de trabajo, como tampoco lo son los aumentos de capital mediante la capitalización de reservas, utilidades retenidas o de la cuen­ta de revalorización del patrimonio, donde se ha con­sig­nado el resultado de los ajustes por inflación al patri­monio.

Así mismo, no son una fuente de capital de trabajo los bonos obligatoria­mente convertibles en accio­­­nes que se redimen, así como tampoco el pago de obligaciones mediante aumentos de capi­tal, pues dichas opera­cio­nes sólo constituyen una reclasificación contable trasladando, de cuen­tas del pasivo a largo plazo, a la cuenta patrimonial denominada capital social.

2.4 OPERACIONES QUE SON APLICACIONES DE CAPITAL DE TRABAJO

 

Como parte normal de las transacciones de una empresa, se presentan algunas actividades que se traducen en sali­das de efectivo y que vienen a constituir, más o menos, la situación contraria de las operaciones expli­cadas an­terior­mente. Las transacciones más comunes que son apli­ca­cio­nes de capital de trabajo se detallan a continua­ción.

 

Adquisición de Propiedades, Planta y Equipo y otros activos

 

Los activos fijos, relacionados más comúnmente con las pro­piedades, la planta y el equipo necesario para llevar a cabo sus actividades, se ad­quieren, por parte de las empre­sas, de contado o a crédito. Si es de contado, el capital de trabajo se verá disminuido en forma inmediata; si es a cré­dito, entonces sólo se afectará en la medida en que se cancele o reconozca la obligación cuyo venci­miento sea in­ferior a un año.

Si los activos son adquiridos de contado, pero con dinero recibido como producto de un crédito bancario o de una emisión de bonos o acciones, se presentará un movimiento de doble vía al generarse, simultá­nea­mente, una fuente de capital de trabajo (préstamo) y una salida o aplicación de recursos (compra de activos).

De la misma manera, la compra de otra clase de activos, como accio­nes o aportes en sociedades, que representen inversiones perma­nen­tes o de largo plazo o intangibles o gastos de investigación y de­sarrollo, conta­bi­li­za­dos como activos diferidos no corrientes, representan también aplica­cio­nes de capital de trabajo.

Cancelación de pasivos a largo plazo

Si se paga una deuda registrada como pasivo a largo plazo, este hecho constituirá una aplicación de capital de trabajo. Cuando en la obligación se contem­pla un sistema o forma de amortización de los pasivos a largo plazo, el capital de trabajo se afectará con la reclasificación que se hace del pasivo a largo plazo al de corto plazo o corriente, por la parte cuyo venci­miento se cumpla en el transcurso del año. Una vez pre­sentada esta circunstancia, el capital de trabajo no se verá disminuido al efectuarse los pagos correspondientes a la parte corriente de la obligación a largo plazo, por cuanto si bien disminuye el pasivo, también lo hace el activo co­rrien­te en la cuenta de caja o bancos.

Disminuciones del patrimonio

Aunque es una situación muy poco común, puede ocurrir que una empre­sa se constituya con un capital social su­perior al necesario y acuerde, posteriormente, su reducción para reembolsar a los socios o accionistas el valor aportado en exceso. En esta circunstancia se presentará, evidentemente, una aplicación de capital de trabajo representada por la salida de recursos equivalente al valor acordado como devolución.

Así mismo, habrá situaciones mediante las cuales disminuya el patrimo­nio, pero no se vea afectado el capital de trabajo, como en el caso de las operaciones de read­quisición de acciones financiadas a largo plazo o para compensar pérdidas acumuladas. En cambio, la read­quisición de acciones de contado, si afecta el capital de trabajo al mismo tiempo que disminuye el patrimonio.

Distribución de utilidades

Por cuanto se convierten en un pasivo exigible desde el mo­mento en que la asamblea de accionistas o junta de socios decreta el pago de utilidades en efectivo, el capital de trabajo se ve afectado —disminu­yen­do— en un valor equi­va­lente a las sumas distribuidas. Por su parte, en el momento en que se cancele, total o parcial­mente, la utilidad decre­tada, el capital de trabajo no se afectará por cuanto dis­minuirá tanto el pasivo como el activo corriente.

2.5 OPERACIONES QUE NO MODIFICAN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

Existe otra clase de operaciones que se registran en cuentas que afectan el capital de trabajo, pero que se reflejan en aumentos y disminuciones simultáneas que se compensan mutuamente y, por lo tanto, no lo modifican:

1.  La compra de productos o mercancías a crédito, que significa un au­men­to de la cuenta de inven­tarios en el activo y corriente y, tam­bién, un incremento en la cuenta de pro­veedores en el pasivo corrien­te.

2.  La cancelación de obligaciones con proveedores, porque significan una disminución del pa­sivo y también del activo corriente, en la cuenta de caja o en la de bancos.

3.  La cartera recuperada, en la medida en que el re­gistro contable sólo afectará cuentas del activo corriente aumentando el disponible y dis­mi­nuyendo las cuentas por cobrar a clientes.

4.  La destinación de recursos para inversiones de corto plazo, con el pro­pó­sito de generar alguna rentabi­lidad sobre excesos temporales de liquidez.

5.  El pago de pasivos, incluyendo impuestos, regis­trados previamente como deudas corrientes.

En general, el capital neto de trabajo no se afecta si, en forma simultánea, aumenta o disminuye tanto el activo como el pasivo corriente o se com­pensan diferentes cuentas del ac­ti­vo o del pasivo corriente.

También pueden presentarse operaciones que no afec­ten partidas del capital neto de trabajo y que, en conse­cuen­­cia, no constituyan fuentes o apli­ca­ciones de fondos. Algunas de dichas operaciones son:

1.  La valorización de bienes raíces  o de otros activos fijos productivos, mediante avalúo técnico, cuya con­ta­bi­lización se registra como un au­men­to del activo fijo y un crédito dentro del patrimonio de la em­presa, como un superávit no ganado.

2.  La distribución de utilidades, en la parte destinada para incrementar las cuentas de reservas, lo cual cons­ti­tuye una simple reclasificación entre cuentas patrimoniales.

3.  El pago de utilidades en especie, a través de accio­nes de la propia em­pre­sa, que puede hacerse como una capitalización de reservas voluntarias o es­ta­tutarias o del superávit por revalorización del pa­tri­­monio, producto de la aplicación del sistema inte­gral de ajustes por  inflación.

4.  La redención —por vencimiento— de bonos obliga­toriamente conver­tibles en acciones, pues dicha obli­gación debería estar registrada como un pasivo a largo plazo, lo que implica sólo una reclasificación a las cuen­tas de capital social.

5.  Los aportes de los socios o accionistas, no en efec­­tivo sino represen­tados en Propiedades, planta o equi­­­po u otra clase de activos, consi­derados como de largo plazo.

6.  Cuando se reclasifican partidas del balance; por ejemplo, de cons­trucciones en curso a Propiedades, planta y equipo o de inventarios en tránsito a inven­tario de materia prima.

2.6 MODELO DEL ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

 

El estado de cambios en la situación financiera debe ela­borarse de tal manera que se pueda identificar —en primer lugar— las fuentes y aplicaciones de recursos, detallando sus diferentes componentes:

a)  Utilidad neta,

b)  Partidas que no afectan el capital de tra­bajo,

c)  Fuentes externas de las cuales se ha obtenido el ca­pital de trabajo, y

d)  Aplicaciones o usos de los recursos ob­te­nidos.

Y, en segundo lugar, la explicación de las varia­ciones en las diferentes cuentas que integran el capital de trabajo, se­paran­do los aumentos o disminuciones del activo corriente y los aumentos o disminuciones del pasivo corrien­te.

CUADRO 2

MODELO DEL ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

 

FUENTES

 

 

Utilidad neta

 

$                     

Partidas que no afectan el capital de trabajo

 

 

Depreciación y agotamiento

$                    

 

Amortización diferidos

$                    

 

Provisiones y pasivos estimados

$                    

 

Revalorización del patrimonio

$                    

 

Corrección monetaria

$                    

$                     

Capital de trabajo generado por la operación

 

$                     

 

 

 

OTRAS FUENTES

 

 

Venta de inversiones permanentes

$                    

 

Incremento obligaciones laborales

$                    

 

Incremento obligaciones largo plazo

$                    

 

Incremento capital

$                    

$                     

Total fuentes

 

$                     

 

 

 

APLICACIONES

 

 

Aumento cargos diferidos

$                    

 

Compra Propiedades, Planta y equipo

$

                   

Disminución ingresos diferidos

$                    

 

Abono a obligaciones financieras

$                    

 

Redención Bonos

$                    

 

Pago de utilidades

$                    

$                     

Aumento (disminución) capital de trabajo

 

$                     

Capital de trabajo al inicio

 

$                     

Capital de trabajo al cierre

 

$                     

 

 

 

CAMBIOS EN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

 

Aumento (disminución) del activo corriente

 

 

Efectivo y equivalente

$                    

 

Cuentas por cobrar

$                    

 

Inventarios

$                    

 

Gastos pagados por anticipado

$                    

 

Inversiones temporales

$                    

$                     

 

 

 

Disminución (aumento) del pasivo corriente

 

 

Proveedores

$                    

 

Obligaciones laborales

$                    

 

Impuestos por pagar

$                    

 

Obligaciones bancarias

$                    

 

Otras obligaciones

$                     

 

Acreedores varios

$                     

$                     

Aumento (disminución) en el capital de trabajo

 

$                     

 

Cuya interpretación, en forma genérica, señala qué parte de los recursos fue generado por el proceso productivo (operativo) del ente económico y qué parte por un pro­ceso, externo e independiente, de financiación.

Cuando se determina un saldo positivo en este proceso de finan­ciación, es decir, cuando se estima una fuente de recursos pudo haber ocurrido no uno, sino varios movimientos como, por ejemplo, el haber tomado un nuevo crédito y haberlo cancelado dentro del mismo año; situación que no se refleja en el estado de cambios en la situación financiera, por tratarse de la evaluación de variaciones netas entre un período y otro.

La conciliación que se debe realizar para estimar los recursos prove­nientes del proceso productivo incluye sumar a la utilidad neta aquellos gastos que previamente habían disminuido dicha ganancia, pero que no implicaron, durante el período de análisis, salida de dinero. Sin embargo, sumar a las utilidades los cargos virtuales o puramente contables no significa que dichos cargos constituyan fuentes de capital de trabajo; lo que ocurre es que la ganancia neta, determinada después de éstos cargos contables —los cuales no consumen ni requieren capital de traba­jo— se encuentra subestimada y, con la conciliación, lo que se hace es corregir la situación. También se deben conciliar, en este caso restando de la utilidad neta, aquellos ingresos que la incrementan pero que no implican ingreso real de dinero, tales como la causación de ingresos diferidos o recibidos por anticipado.

Las correcciones a la utilidad neta, al eliminar aquellos movimientos de recursos que no afectan el capital de trabajo, facilitan diferenciar los fondos provenientes de la operación normal de la empresa, que son recursos de corto plazo, de la utilidad neta contable, que es una medida de la capacidad de generar recursos a largo plazo. La diferencia entre el total de fuentes de recursos y los fondos prove­nientes de la operación explica la proce­dencia de los demás fondos obte­nidos, que no correspon­den a las operaciones de la compañía.

Para una mayor claridad por parte de los usuarios del estado de cambios en la situación financiera, las fuentes deberían presentarse en orden, de acuerdo a su recupera­bi­lidad y los usos o aplicaciones en con­cor­dancia con su exigibilidad, con el propósito de poder identificar más fácilmente los recursos de fondos permanentes, como los provenientes de las operaciones, con usos también a largo plazo, como la distribución de utilidades o con actividades de inversión, como la compra de propieda­des, planta y equipo.

3.1 INTRODUCCIÓN

Una vez explicada la esencia y la importancia de este estado financiero, se estudiará a continuación cómo, en la práctica, debe elaborarse dicho informe. Para ello se tomarán los estados finan­cieros que se transcriben en el apéndice de éste texto. El primer paso, como se vio, consiste en calcular las variaciones en cada uno de los com­ponentes del balance general y del estado de resultados. El siguiente cuadro refleja dicha variación, tanto para las cifras históricas (antes de los ajustes por infla­ción) del año corriente como para los valores ajustados por inflación. Todas las variables estudiadas se expresan en pe­sos y en términos porcentuales.

Al tomar valores históricos, en ninguno de los dos períodos comparados se debe incluir el resultado del sistema integral de ajustes por inflación, si llegase a existir la obligación legal de registrar contablemente el efecto del fenómeno inflacionario. La anterior aclaración se debe a que, en algunas ocasiones, al elaborar el estado de cambios en la situación financiera se elimina el ajuste por inflación del año más antiguo pero se conservan sus resultados para el año reciente (como por ejemplo, en la cuenta de revalorización del patrimonio), lo que conduce a resultados distorsionados.

3.2 CAMBIOS EN EL ESTADO DE SITUACIÓN

 

CUADRO 3

CAMBIOS EN EL ESTADO DE SITUACIÓN

 

HISTÓRICO

AJUSTADO

 

VALORES

%

VALORES

%

ACTIVO

 

 

 

 

ACTIVO CORRIENTE

 

 

 

 

EFECTIVO

-127.978

-38.12%

-127.978

-38.12%

INVERSIONES TEMPORALES

529.565

552.73%

529.664

551.69%

CARTERA

-77.543

-25.45%

-77.543

-25.45%

DEUDORES VARIOS

10.905

21.61%

10.905

21.61%

INVENTARIOS

248.165

101.13%

249.141

92.32%

GASTOS ANTICIPADOS

 -14.267

-100.00%

-14.267

-100.00%

TOTAL ACTIVO CORRIENTE

568.847

54.92%

569.922

53.21%

 

 

 

 

 

ACTIVO NO CORRIENTE

 

 

 

 

ACTIVOS FIJOS

682.059

140.93%

864.274

123.03%

DEPRECIACIÓN  ACUMULADA

-61.480

79.91%

-147.593

70.56%

INVERSIONES PERMANENTES

-6.740

-75.31%

-6.740

-75.31%

CARGOS DIFERIDOS

28.282

69.11%

26.462

58.46%

VALORIZACIONES

    651

230.14%

     651

230.14%

TOTAL NO CORRIENTE

642.772

149.62%

 737.054

134.55%

TOTAL ACTIVO

1.211.618

 84.34%

1.306.976

 80.74%

 

 

 

 

 

PASIVO Y PATRIMONIO

 

 

 

 

PASIVO CORRIENTE

 

 

 

 

ANTICIPOS CLIENTES

109.221

39.04%

109.221

39.04%

OBLIGACIONES BANCARIAS

-77.500

-100.00%

-77.500

-100.00%

OTRAS OBLIGACIONES

217.500

164.15%

217.500

164.15%

PROVEEDORES VARIOS

65.144

142.60%

65.144

142.60%

ACREEDORES VARIOS

599.223

751.78%

599.223

751.78%

IMPORRENTA POR PAGAR

44.515

100.00%

44.515

100.00%

IMPOVENTAS POR PAGAR

-29.593

-49.53%

-29.593

-49.53%

CESANTÍAS CONSOLIDAS

 -9.656

-26.07%

  -9.656

-26.07%

TOTAL PASIVO CORRIENTE

918.853

137.67%

918.853

137.67%

 

 

 

 

 

PASIVO NO CORRIENTE

 

 

 

 

OBLIGACIONES LARGO LAZO

-4.245

-100.00%

-4.245

-100.0%

INGRESOS DIFERIDOS

-43.407

-96.45%

-43.406

-96.45%

PASIVOS EST.  Y PROVISIONES

 15.829

  5.06%

  15.829

  5.06%

TOTAL PASIVO NO CORRIENTE

-31.823

 -8.79%

 -31.823

 -8.79%

TOTAL PASIVO

887.031

 86.15%

 887.031

 86.15%

 

 

 

 

 

PATRIMONIO

 

 

 

 

CAPITAL

0

0.00%

0

0.00%

RESERVAS

21.825

0.00%

0

0.00%

REVALORIZAC.  PATRIMONIO

0

100.00%

131.509

119.50%

UTILIDADES ACUMULADAS

0

0.00%

0

0.00%

UTILIDAD  PERIODO ACTUAL

302.111

320.56%

265.961

449.22%

VALORIZACIONES

    651

230.14%

        651

230.14%

TOTAL PATRIMONIO

324.587

 80.65%

 419.946

  71.28%

TOTAL PASIVO Y PATRIMONIO

1.211.618

  84.34%

1.306.976

 80.74%

 

Surge así el primer problema en la elaboración de éste es­tado: ¿Se deben tomar las variaciones sobre valores his­tóri­cos o se deben calcular después de ajustes por inflación?. La mejor manera de responder al interrogante es confeccionando el estado de cambios para las dos alternativas.

3.3 ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

      (ANTES DE AJUSTES POR INFLACIÓN)

 

CUADRO 4

ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

(Antes de ajustes por inflación del año actual)

 

FUENTES

 

 

Utilidad neta

 

361.317

Partidas que no afectan el capital de trabajo

 

 

Depreciación y agotamiento

61.480

 

Amortización diferidos

0

 

Provisiones y pasivos estimados

15.829

 

Revalorización del patrimonio

0

 

Corrección monetaria

0

77.309

Capital de trabajo generado por la operación

 

438.626

 

 

 

OTRAS FUENTES

 

 

Venta de inversiones permanentes

6.740

 

Incremento obligaciones laborales

0

 

Incremento obligaciones largo plazo

0

 

Incremento capital

0

6.740

Total fuentes

 

445.366

 

 

 

APLICACIONES

 

 

Aumento cargos diferidos

28.282

 

Compra Propiedades, Planta y equipo

682.058

 

Disminución ingresos diferidos

43.407

 

Abono a obligaciones financieras

4.245

 

Redención Bonos

0

 

Pago de utilidades

25.061

783.053

Aumento (disminución) capital de trabajo

 

-337.687

Capital de trabajo al inicio

 

391.258

Capital de trabajo al cierre

 

53.571

 

 

 

CAMBIOS EN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

 

Aumento (disminución) del activo corriente

 

 

Efectivo y equivalente

-127.978

 

Cuentas por cobrar

66.637

 

Inventarios

260.484

 

Gastos pagados por anticipado

-14.267

 

Inversiones temporales

529.565

581.167

 

 

 

Disminución (aumento) del pasivo corriente

 

 

Anticipo clientes

-109.221

 

Proveedores

-65.144

 

Obligaciones laborales

9.655

 

Impuestos por pagar

-14.921

 

Obligaciones bancarias

77.500

 

Otras obligaciones

-217.500

 

Acreedores varios

-599.223

-918.854

Aumento (disminución) en el capital de trabajo

 

-337.687

 

La disminución del capital de trabajo por valor de $337.687 se puede interpretar como la utilización de recursos líquidos de corto plazo que desti­nó la compañía, en éste caso, para la compra de activos fijos y, en otras situaciones distinta al ejemplo que nos ocupa, para cancelar obliga­ciones no corrientes o de largo plazo.

Tomando en cuenta estas consideraciones, se elaborará el mismo esta­do de cambios en la situación fi­nanciera pero con base en el balance ge­neral ajustado por inflación

3.4 ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

      (DESPUÉS DE AJUSTES POR INFLACIÓN)

 

CUADRO 5

ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

(Ajustado por inflación)

 

FUENTES

 

 

Utilidad neta

 

324.191

Partidas que no afectan el capital de trabajo

 

 

Depreciación y agotamiento

147.592

 

Amortización diferidos

0

 

Provisiones y pasivos estimados

15.829

 

Revalorización del patrimonio

131.509

 

Corrección monetaria

0

294.930

Capital de trabajo generado por la operación

 

619.121

 

 

 

OTRAS FUENTES

 

 

Venta de inversiones permanentes

6.740

 

Incremento obligaciones laborales

0

 

Incremento obligaciones largo plazo

0

 

Incremento capital

0

6.740

Total fuentes

 

625.861

 

 

 

APLICACIONES

 

 

Aumento cargos diferidos

26.462

 

Compra Propiedades, Planta y equipo

864.274

 

Disminución ingresos diferidos

43.407

 

Abono a obligaciones financieras

4.245

 

Redención Bonos

0

 

Pago de utilidades

25.061

963.449

Aumento (disminución) capital de trabajo

 

-337.588

Capital de trabajo al inicio

 

403.577

Capital de trabajo al cierre

 

65.989

 

 

 

CAMBIOS EN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

 

Aumento (disminución) del activo corriente

 

 

Efectivo y equivalente

-127.978

 

Cuentas por cobrar

66.637

 

Inventarios

260.484

 

Gastos pagados por anticipado

-14.267

 

Inversiones temporales

529.664

581.266

 

 

 

Disminución (aumento) del pasivo corriente

 

 

Anticipo clientes

-109.221

 

Proveedores

-65.144

 

Obligaciones laborales

9.655

 

Impuestos por pagar

-14.921

 

Obligaciones bancarias

77.500

 

Otras obligaciones

-217.500

 

Acreedores varios

-599.223

-918.854

Aumento (disminución) en el capital de trabajo

 

-337.588

 

La diferencia entre los dos valores calculados —antes y después de ajustes por inflación— como disminución en el capital de trabajo ($337.687–$337.588 = $99) corresponde, en su totalidad, a los ajustes por inflación que fueron re­gis­trados como un mayor valor de los acti­vos corrientes no monetarios, en el último año analizado.

Bajo éstas circunstancias, parece recomendable que, si el estado de cambios se presenta ajustado por inflación, se incluya una explicación del au­mento o disminución en el capital de trabajo, más o menos bajo los siguien­tes pará­me­tros:

Aumento (disminución) nominal

 

-337.687

AJUSTES POR INFLACIÓN AÑO ACTUAL

 

 

Inventarios

0

 

Inversiones temporales

     99

     99

Aumento (disminución) real

 

-337.588

 

4.1 INTRODUCCIÓN

Un tema que ha sido pasado por alto en la reglamentación de la infor­mación que debe ser publicada junto con los es­tados financieros básicos es aquél que tiene que ver con la comparabilidad de las cifras pues, aunque se dé aplica­ción al sis­tema integral de ajustes por inflación, los balances y estados de resultados queda­rán reexpresados en términos de moneda de cierre a 31 de Diciembre del último período contable pero, sin embargo, si se quisieran comparar dichos estados financieros con otros de fecha más reciente, ellos perderían vigencia.

En épocas de inflación, para que dos o más estados financieros puedan ser analiza­dos en forma comparativa deben, ambos, estar expre­sados en términos de la misma moneda, bien sea la inicial o la final, aunque es mucho más recomen­dable ésta última alternativa.

Al respecto, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos en el Boletín B-10 adecua las reglas contables en lo que tiene que ver con la forma de reflejar el efecto de la in­flación, ordenando que todos los esta­dos finan­cieros, así como cada uno de los rubros que lo integran, queden ex­presados en moneda del mismo poder adquisitivo, inde­pendientemente de que dichas partidas se encuen­tren ori­ginalmente registradas a valores históricos, por su valor de reemplazo o ajustadas por índices generales de precios.

Las razones para exigir ésta actualización se basan en el hecho de que el uso de estados financieros expre­sa­dos en moneda de diferente poder adquisitivo hace que: a) se dificulte su comprensión e interpretación, al con­fundir los cam­bios reales en los negocios con los cambios deri­vados de modificaciones en el poder adqui­sitivo del dinero y b) se distorsione la comparación de esta­dos financieros a través del tiempo. Finalmente, se recomienda no presentar infor­ma­ción en pesos nomi­nales (históricos) por la confusión que puede provo­car en el usuario.

Así mismo, la Resolución 002 de 1998, emitida por la Superintenden­cia de Valores, impartió instrucciones en el sentido de que “Teniendo en cuenta que dentro de los hechos económicos actuales, la variación del poder adquisitivo en el tiempo con ocasión del proceso inflacionario se convierte en factor que incide de manera directa en la comparación de los estados financieros, se hace necesario actualizar en términos finan­cieros las cifras de períodos anteriores, a fin de establecer bases homo­géneas que hagan comparable la información que se suministra”.

Agregando mas adelante que “En este orden de ideas, se hace necesaria la aplicación de un factor que actualice la información correspondiente al ejercicio inmediatamente anterior, a fin de dotar al lector de los estados financieros de un marco homogéneo de comparación, y de esta manera lograr establecer las variaciones reales que de un período a otro presenten los distintos estados financieros”.

En cuanto a la metodología de reexpresión de los estados financieros, la mencionada circular externa señala el siguiente procedimiento:

“Para efectos de reexpresar los estados financieros de ejercicios anteriores, todos y cada uno de los rubros que los componen deben incrementarse en el PAAG correspondiente, de tal manera que el valor de la reexpresión se acumule en el mismo rubro que lo genera.

Se excluye de la metodología general establecida el patrimonio, dado que respecto del mismo se presenta como circunstancia especial, de una parte, la existencia de una norma legal que obliga a mantener dentro de los registros contables sus rubros a valor histórico, y de otra, la obligación de ajustar por inflación su valor en un rubro específico que acumula el monto de los ajustes de las partidas que lo componen.

Por tales razones, utilizando el PAAG correspondiente para su reexpresión, el monto que ésta represente se debe revelar como mayor valor de la cuenta Revalorización del Patrimonio, excep­tuando de ésta metodología el Superávit por Valorizaciones, el cual se debe ajustar por el PAAG, pero acumulando dentro del mismo rubro el valor de su reexpresión”.

En el ejemplo que ha servido para aplicar los diver­sos conceptos tra­tados en éste capítulo, se actualizó el ba­lan­ce correspondiente a 1996 con el pro­pósito de homo­geneizar las cifras comparativas respecto del período 1997. Para ello se empleó un índice de 22.958 por ciento que fue el mismo PAAG acumulado que sirvió para practicar los ajus­tes por infla­ción de éste último año. El estado de resul­tados no se actualiza por cuanto sus cifras ya se encuentran reex­presadas en pesos del 31 de diciembre de 1997, al haber sido ajustadas por los procedi­mientos ordenados por el sis­tema integral vigente en el país.

4.2 ESTADO DE SITUACIÓN REEXPRESADO

 

CUADRO 6

ESTADO DE SITUACIÓN

REEXPRESADO CON FINES COMPARATIVOS

 

 

20X1

20X2

CAMBIOS

VARIACIÓN

Activo

 

 

 

 

Activo corriente

 

 

 

 

Efectivo

412.843

207.781

-205.062

-49.67%

Inversiones temporales

118.050

625.672

507.622

430.01%

Cartera

374.575

227.094

-147.481

-39.37%

Deudores varios

62.059

61.377

-682

-1.10%

Inventarios

316.691

518.045

201.354

63.58%

Gastos anticipados

    17.543

            0

-17.543

-100.00

Total activo corriente

1.301.761

1.639.969

338.208

25.98%

Activo no corriente

 

 

 

 

Activos fijos

863.737

1.566.740

703.003

81.39%

Depreciación acumulada

-257.179

-356.752

-99.574

38.72%

Inversiones permanentes

11.005

2.210

-8.795

-79.92%

Cargos diferidos

55.654

71.724

16.071

28.88%

Valorizaciones

         348

         933

586

168.50%

Total no corriente

  673.565

1.284.855

611.290

90.75%

Total activo

1.975.326

2.924.824

949.498

48.07%

 

 

 

 

 

Pasivo y patrimonio

 

 

 

 

Pasivo corriente

 

 

 

 

Anticipos clientes

344.024

389.011

44.987

13.08%

Obligaciones bancarias

95.292

0

-95.292

-100.00%

Otras obligaciones

162.919

350.000

187.081

114.83%

Proveedores varios

56.170

110.826

54.656

97.30%

Acreedores varios

98.006

678.930

580.923

592.74%

Imporrenta por pagar

-54.735

0

54.735

-100.00%

Impoventas por pagar

73.466

30.155

-43.310

-58.95%

Cesantias consolidas

    45.534

    27.377

-18.158

-39.88%

Total pasivo corriente

820.677

1.586.299

765.621

93.29%

 

 

 

 

 

Pasivo no corriente

 

 

 

 

Obligaciones largo plazo

5.220

0

-5.220

-100.00

Ingresos diferidos

55.338

1.599

-53.739

-97.11%

Pasivos estimados y provisiones

 384.815

  328.793

-56.022

-14.56%

Total pasivo no corriente

 445.373

  330.392

-114.980

-25.82%

Total pasivo

1.266.050

1.916.691

650.641

51.38%

 

 

 

 

 

Patrimonio

 

 

 

 

Capital

437.731

356.000

-81.731

-18.67%

Reservas

78.238

85.455

7.217

9.22%

Revalorización patrimonio

135.309

241.554

106.245

78.52%

Utilidades ejerc. Anteriores

0

0

0

0.00%

Utilidad periodo actual

57.650

324.191

266.540

562.34%

Valorizaciones

         348

         933

586

168.50%

Total patrimonio

  709.276

1.008.133

298.857

39.30%

Total pasivo y patrimonio

1.975.326

2.924.824

949.498

48.07%

 

4.3 ESTADO DE CAMBIOS ACTUALIZADO

Una vez actualizadas las cifras de los diferentes rubros del balance general a 31 de diciembre de 20X1 y calculados los cambios producidos entre uno y otro período, se estará en capacidad de proyectar el estado de cam­bios en la situa­ción financiera ajustado y actualizado por inflación:

CUADRO 7

ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA

(Actualizado por inflación)

 

FUENTES

 

 

Utilidad neta

 

324.191

Partidas que no afectan el capital de trabajo

 

 

Depreciación y agotamiento

 99.573

 

Amortización diferidos

0

 

Provisiones y pasivos estimados

-56.021

 

Revalorización del patrimonio

0

 

Corrección monetaria

0

 43.552

Capital de trabajo generado por la operación

 

367.743

 

 

 

OTRAS FUENTES

 

 

Venta de inversiones permanentes

8.795

 

Incremento obligaciones laborales

0

 

Incremento obligaciones largo plazo

0

 

Incremento capital

0

8.795

Total fuentes

 

376.538

 

 

 

APLICACIONES

 

 

Aumento cargos diferidos

16.071

 

Compra Propiedades, Planta y equipo

703.002

 

Disminución ingresos diferidos

53.739

 

Abono a obligaciones financieras

5.220

 

Redención Bonos

0

 

Pago de utilidades

25.919

803.951

Aumento (disminución) capital de trabajo

 

-427.413

Capital de trabajo al inicio

 

481.083

Capital de trabajo al cierre

 

53.670

 

 

 

CAMBIOS EN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

 

Aumento (disminución) del activo corriente

 

 

Efectivo y equivalente

-205.061

 

Cuentas por cobrar

148.162

 

Inventarios

201.353

 

Gastos pagados por anticipado

-17.542

 

Inversiones temporales

507.623

338.211

 

 

 

Disminución (aumento) del pasivo corriente

 

 

Anticipo clientes

- 44.987

 

Proveedores

-54.658

 

Obligaciones laborales

18.158

 

Impuestos por pagar

-11.424

 

Obligaciones bancarias

95.292

 

Otras obligaciones

-187.081

 

Acreedores varios

-580.924

-765.624

Aumento (disminución) en el capital de trabajo

 

-427.413

 

En éste caso, el aumento o disminución en el capital de trabajo con base en cifras ajustadas y actua­li­za­das por infla­ción podría ser complementado de la siguien­te manera, consiguiendo una mejor explicación de los cambios ocurridos en dicho capital de trabajo y aislando las variaciones propiamente dichas, de los cambios producidos por la inflación, en éste último caso, en sus dos fases: a) variaciones dentro del mismo período, que permiten la reexpresión de estados financieros en pesos del 31 de diciembre del último ejercicio contable y b) variaciones ocurridas de un período a otro, con el propósito de hacer comparables las cifras de dos ejercicios comerciales y contables diferentes. En el ámbito internacional se conoce bajo el nombre de cambios (ajustes) intraanuales a la primera clase de variaciones (ocurridas en el mismo año) y cambios interanuales a los producidos de un período a otro.

 

Página siguiente

4.4 GANANCIA O PÉRDIDA POR INFLACIÓN

 

Aumento (disminución) nominal

 

-337.687

AJUSTES POR INFLACIÓN AÑO ACTUAL

 

 

Inventarios

0

 

Inversiones temporales

     99

     99

Aumento (disminución) ajustada

 

-337.588

GANANCIA (PÉRDIDA) POR INFLACIÓN

 

 

Efectivo y equivalente

-77.084

 

Cuentas por cobrar

-81.526

 

Inventarios

-59.131

 

Gastos pagados por anticipado

-3.275

 

Inversiones temporales

-22.042

-243.058

Anticipo clientes

64.235

 

Proveedores

10.488

 

Obligaciones laborales

8.502

 

Impuestos por pagar

3.497

 

Obligaciones bancarias

17.792

 

Otras obligaciones

30.419

 

Acreedores varios

18.300

153.233

Aumento (disminución) real

 

-427.413

 

Los anteriores valores corresponden al resultado de actualizar los saldos iniciales del balance con el respectivo índice de inflación. Así, por ejemplo, el saldo de efectivo en el año de 1996 que era de $335.759, produce una “pérdida” de poder adquisitivo de $77.084, que se obtiene de multiplicar la base por el índice ($335.759 X 22.958%) o, también, de comparar el saldo actualizado de la cuenta, con su saldo contable o “histórico”. De la misma forma se procede con los demás componentes del estado de situación o balance general, excepto con las cuentas de patrimonio cuyo resultado se registra en el rubro denominado “revalorización del patrimonio”, como un monto acumulado, tal y como lo dispone la circular 002 de la Super­inten­den­cia de Valores.

Para éste ejemplo en particular, en el cuál el capital de trabajo disminuyó nominalmente en $350.007 y en $441.584 desde el punto de vista de poder adquisitivo, podría afirmarse — observando el anterior cuadro— que el manejo de los recursos de corto plazo de ésta compañía no es el mejor pues, por el efecto de la inflación, perdió el equivalente a $245.886 en términos de poder adquisitivo de la moneda, como producto de la tenencia de activos circulantes, monetarios y no monetarios. A su vez, por el manejo de los pasivos monetarios obtuvo una ganancia —también en términos de poder adquisitivo— de $153.232 (variaciones en el pasivo corriente), para una pérdida neta de $92.654.

Si por alguna circunstancia, uno o más rubros no monetarios, pertene­cien­­tes al activo corriente  —básicamente inventarios— no fueran afecta­dos por un sistema integral de ajustes por inflación que facilite la actualiza­ción del valor registrado al final de cada periodo, se tendría que diseñar un procedimiento de ajuste que permita reexpresar el valor de dichos activos no monetarios con el propósito de reflejar sus precios de mercado o de reposición.

De otra forma, la reexpresión de los saldos iniciales del balance no se podrá llevar a cabo de una manera homogénea y aquellas partidas no ajustadas por inflación, dentro del mismo ejercicio contable (ajuste intra­anual), quedarán parcialmente actualizadas, produciendo una confu­sión aún mayor en los usuarios del estado de cambios en la situación finan­ciera, por cuanto se estarán analizando cifras expresadas en moneda de diferente poder adquisitivo, totalmente en contravía a lo requerido por las normas internacionales de contabilidad, especialmente las NIC  15 y 29 “Infor­mación que refleja los precios cambiantes” y “La Información Finan­ciera en Economías Hiperinflacionarias”, respectivamente.

Interpretación de la información contenida en el estado de cambios en la situación financiera

Este estado financiero presenta en forma detallada y siste­mática la forma en que los diferentes componentes del capital de trabajo sufrieron modificaciones, con el propósito de obtener información acerca de cómo se está finan­ciando la empresa.

Por ello, si las fuentes de recursos provienen en un alto porcentaje de la operación de la empresa, se consi­dera una situación favorable, pues coadyuvará a no tener necesidad de recurrir a endeudamiento de largo plazo.

De otra parte, pragmáticamente, un capital de tra­bajo excesivo estará señalando una inmovilización de recur­sos que bien podrían destinarse a actividades más rentables o productivas; en otras palabras, puede signi­ficar inefi­ciencia en el manejo de los recursos líquidos de la empresa, con mayor razón si dicho exceso se revela principalmente en las cuentas del disponible, que están expuestas al impacto de la inflación, aunque tam­bién puede ser grave en volúmenes grandes de inventarios o cuentas por cobrar; es decir, sobre los activos realizables.

Este exceso de capital de trabajo se reflejará en la cuenta de corrección monetaria por ajustes por inflación; si su saldo es débito, seguramente la explicación se encon­trará en los altos valores acumulados de las cuentas de efectivo, inver­siones temporales o cuentas por cobrar (todas ellas de naturaleza monetaria, susceptibles de perder poder adquisitivo con la presencia de la inflación).

Un capital de trabajo negativo o que tienda a cero señala la posibili­dad de que la empresa deba recurrir a fondos adicionales para poder seguir operando normal­men­te. En consecuencia, es de suma importancia mante­ner el control de las variaciones de cada una de las cuen­tas que conforman el capital de trabajo, con el fin de que él se mantenga estrictamente dentro de las previsiones nor­males requeridas por la activi­dad desarrollada por el ente económico.

6.1 Objetivos e información

De acuerdo al Pronunciamiento Nº 9 emitido por el Con­sejo Técnico de la Contaduría Pública, el estado de cam­bios en la situación financiera, pretende, en términos generales, alcanzar los siguientes objetivos:

a)  Evaluar los cambios en la situación financiera de las empresas, que se han presentado como conse­cuen­cia de las transacciones de financia­miento e in­ver­sión, reflejando la generación de recursos pro­venientes de las operaciones del período;

b)  Proporcionar información completa sobre los cam­bios en la situación financiera durante el período que se informa;

c)  Mostrar un aná­li­sis global de la política financiera de la administración;

d)  Conocer como fue el manejo de los acti­vos y pasi­vos corrien­tes;

e)  Cuantificar el capital de trabajo proporcionado por las operaciones normales del ente económico y cuál fue su destinación;

f)   Conocer el valor de los recursos derivados de la venta de acciones y consecución de préstamos a largo plazo;

g)  Informar sobre el producto de la venta de activos no corrientes;

h)  Informar sobre la adqui­sición de activos no corrien­tes;

i)   Establecer, de manera comparativa, la estabilidad del ente económi­co para la generación de fuentes internas u operacionales de recursos.

Con el fin de lograr éstos objetivos, en el estado de cambios en la  situa­ción financiera debe reflejarse el mo­vimiento de las cuentas del balance general y del esta­do de resultados que originen aumentos o dismi­nuciones en el capital de trabajo, entendiendo por fuentes u orígenes aquellos y por aplicaciones o usos, las dis­mi­nu­ciones.

En su preparación se debe incluir, en forma separa­da, los recursos generados y utilizados en las opera­cio­nes de la empresa, lo mismo que las fuen­tes y aplica­ciones de re­cursos no provistos por las operaciones. Tam­bién se debe suministrar información adicional sobre las varia­ciones ocurri­das en las cuentas del activo y del pasivo corriente, junto con un análisis de los cambios observados en cada una de las partidas que conforman el capital de trabajo.

Específicamente, el artículo 119 del decreto 2649 ordena que se di­vul­gue por separado la siguiente infor­ma­ción:

1.  El monto acumulado de todos los recursos provistos a lo largo del perío­do y su utilización, sin importar si el efectivo y otros componentes del capital de trabajo están directamente afectados.

2.  El capital de trabajo proporcionado o usado en las operaciones del período.

3.  El efecto en el capital de trabajo de las partidas ex­tra­­ordinarias.

4.  Las erogaciones por compra de subordinadas con­so­lidadas y agrupa­das por categorías principales de activos adquiridos y deudas contraí­das.

5.  Las adquisiciones de activos no corrientes.

6.  El producto de la venta de activos no corrientes.

7.  La conversión de pasivos a largo plazo, en aportes.

8.  La contratación, redención, o pago de deudas a largo plazo.

9.  La emisión, redención o compra de aportes.

10. La declaración de dividendos o participaciones en efectivo; y

11. Los cambios en cada elemento del capital de tra­bajo.

Como puede observarse de los objetivos e información que debe divul­garse, el estado de cambios en la situación finan­ciera es un reordena­miento de los datos contables incorporados en los estados de situación y de resultados y, en consecuencia, no suministra ninguna clase de informa­ción adicional. Constituye un importante instrumento comple­men­tario de análisis y no un estado de información finan­ciera, en sí mismo.

 

Comentarios

Buenas tardes a todos si serian tan amables de ayudarme en localizar las leyes que se aplican en el estado de cambio en la situación financiera.....Muchas gracias a todos

muchas gracias por esta esta informacion; esta muy completa y didactica, no se imaginan la ayudan tan grande que me prestaron. GRACIAS.

un aumento en los ingresos se traduce en una mejora inmediata en la liquidez

Felicidades, información muy completa, clara y especifica a cerca de este tema. Muchas gracias por el Aporte!

necesito que me ayudes con una pregunta es normal de que un periodo a otro se presentan variaciones en el patrimonio porque se dieron,2- entre mayor sea la participacion de las devoluciones en ventas se podra afectar la utilidad neta por favor ayudeme gracias

La presentación del Estado de Cambios presenta un error el la cuenta de cartera por lo que la variación es negativa y se se presenta positiva por -148.062, aunque la operación aritmética es correcta. Cordial Saludo. M Rojas

Esta muy completo, me servira bastante para mi tesis

Me gustaría saolucionar dos dudas: 1)Dism. inventarios es fuente porque de ahí es que tu has obtenido más recursos dada la disminución de los mismos por ventas. 2) Es fuente el aumento en obligaciones laborales como cesantias porque tienes más dinero en tu poder, es una fuente adicional que luego, cuando se pague, será un uso. Un saludo.

ES INFORMACION BUENA PERAO MUY LARGA DEVERIA SER MAS CONSISA UMMMM GRACIAS

poco acedemico

Añadir un Comentario: